Corruptos de Nuevo León

Mensaje de Adviento: Dios se revela en la virginidad

Al sexto mes Dios envió al angel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret a una virgen desposada con un hombre llamado José. (Lucas I, 26)

Oh Virgen Inmaculada, modelo de Pureza y Amor, Tu consagraste tu vida a Dios, cuando aún no sabías lo que debías concebir, para que así fueses imitación de la vida de Dios en tu cuerpo terrenal y mortal.

Enseñanos, oh dulce Madre, a alcanzar la pureza de corazón a la cual nos llama nuestro amado Dios.

Dios se hace carne en tu vientre virginal, Si, es solo en la pureza y el amor, en plena adhesión a Cristo. Que podemos ser puros y agradables ante Dios.

Gloria eterna a nuestro Dios Altísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *